[Pedido al distribuidor, lo recibiremos en 2-3 días]

PVP. 16,00€

En la plenitud de la época medieval, Alfonso X el Sabio representó en España la renovación de un programa imperial que implicaba la integración del saber disponible de la humanidad, impulsada desde su figura soberana. Este programa era mimético del de Federico II, pero Alfonso lo llevó a cabo no solo recogiendo el saber de al-Ándalus, sino también el saber latino que habían acumulado los monasterios de La Rioja, altamente influidos por los francos. El proyecto imperial debía legitimar su aspiración hegemónica de asimilar la idea de España a Castilla. La empresa fracasó porque chocó con cuatro grandes problemas. Primero, la debilidad de su poder político. Segundo, el carácter cortesano, heredado y reverencial de esos saberes. Tercero, la resistencia firme y resuelta de Jaime I, que afirmó la perennidad hispana de la corona de Aragón. Cuarto, la hostilidad de Roma. Al final, ese fracaso de la primera aventura imperial hispana sumió a la corona de Castilla en una crisis que dejó una profunda huella en la memoria de los pueblos.


Ficha técnica